Ventajas del teletrabajo y por qué no puedo vivir sin él

Teletrabajo

Desde hace tiempo he tenido claro que trabajo mejor con libertad. No me siento a gusto con un lugar de trabajo y horario fijo, ni me gusta tener que adaptar mi rutina laboral a las 40 horas semanales y los periodos vacacionales de rigor. Necesito que me dejen trabajar cuándo quiera y dónde quiera, trabajando con objetivos más orientados a plazos de entregas donde pueda distribuir con flexibilidad mi trabajo. Es así como más cómodo me siento, y como más productivo soy.

El teletrabajo y la libertad de horarios es algo que podría sonar como ciencia ficción hace solo unos años (al menos en España), pero cada vez está más extendido. Es cierto que depende mucho de los sectores, y no en todos puedes permitirte estas libertades. Probablemente en el mundo del desarrollo de software sea uno de esos sectores donde más estandarizada está esta práctica, y no hablo solo de pequeños equipos de trabajo, ya que algunas de las empresas de desarrollo más potentes (como por ejemplo Automattic) coordinan a centenares de personas trabajando en remoto.

Pero no todo es un camino de rosas. Trabajar en remoto tiene algunos costes asociados, como el mayor esfuerzo necesario para mantener los equipos coordinados y la falta de comunicación y relación directa entre compañeros de trabajo. Todos estos inconvenientes son superables con una buena organización y además, en mi opinión, las potenciales ventajas compensan los inconvenientes.

Una de las mayores ventajas del teletrabajo y la libertad de horarios es la mejora de las condiciones laborales y felicidad de los miembros del equipo, lo que redunda en un aumento de su productividad y, sobre todo, en una mayor satisfacción laboral y lealtad con la empresa. Creo que todos los que trabajamos en remoto y con libertad de horarios entendemos el trabajo como una parte esencial de nuestra vida, y no como un simple medio para llegar a fin de mes. Cuando te sientes privilegiado porque te encanta lo que haces y puedes compatibilizarlo con tu vida personal mucho mejor de lo que podrías trabajando con un horario y lugar de trabajo fijo, ¿cambiarías de trabajo por un poco más de dinero? Yo tengo muy claro que no.

Eso sí, hay que tener claro que este sistema de trabajo no es válido para todos ni para cualquier empresa. Hay mucha gente que prefiere un enfoque más tradicional con horario y lugar de trabajo fijos, lo cual no considero que sea una peor opción, simplemente es un sistema que no está hecho para mí. También es evidente que hay muchas empresas con mentalidades más clásicas que no permitirían bajo ningún concepto a ninguno de sus empleados trabajar a distancia, por lo que no siempre es algo que dependa totalmente de ti.

La confianza es la clave que hace que el teletrabajo funcione

Está claro que trabajando remotamente y sin un horario fijo, tu trabajo es más difícil de controlar por parte de la empresa, ya que no puede saber el número de horas que has trabajado ni lo enchufado que has estado con la misma facilidad que en una oficina. Por ello, es clave construir una relación de confianza absoluta hacia tu trabajo. Esto, salvo que tengas muy buenas referencias de empleadores anteriores, requiere para conseguirlo de un nivel de esfuerzo y compromiso muy por encima de la media. Porque, siendo sinceros, si vas a aportar lo mismo que un trabajador normal, ¿por qué iban a contratarte a ti en lugar de buscar a alguien con unas rutinas más predecibles?

Otra factor imprescindible para poder mantener esta forma de trabajo es la fuerza de voluntad. No siempre es fácil estar en tu casa, viajando o con todas las distracciones disponibles fuera de un entorno laboral y ponerte a trabajar. Es necesario un gran nivel de disciplina personal y planificación, y además, aunque no sea imprescindible, es muy importante trabajar en algo que te gusta. Por lo menos para mí, sería prácticamente imposible trabajar en remoto con la misma productividad si tuviera que hacer algo que no me apeteciera hacer.

Trabajando de forma presencial o en remoto, con horarios fijos o flexibles, al final el objetivo debe ser buscar el mejor equilibrio entre productividad y felicidad personal. Pasamos gran parte de nuestra vida trabajando, por lo que el impacto de buscar una mejor conciliación entre la vida laboral y personal es muy grande a largo plazo. No hay un sistema perfecto ni válido para todo el mundo, pero tengo muy claro que merece mucho la pena buscar el tuyo.

Uso de cookies

Este sitio web, como todos, utiliza cookies. Si continúas navegando por la web estás dando tu consentimiento para la aceptación de la política de cookies de este sitio web. ACEPTAR

Aviso de cookies